lunes, 14 de julio de 2008

¿Quien Muere?

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca,
no arriesga vestir un color nuevo
y no le habla a quien no conoce.
Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú.
Muere lentamente quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,sonrisas de los
bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.
Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el
trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.
Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música,
quien no encuentra gracia en si mismo.
Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja
ayudar.
Muere lentamente, quien pasa los días
quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.
Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo,
no preguntando de un asunto que desconoce
o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.
Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo
exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.
Solamente la ardiente paciencia hará
que conquistemos una espléndida felicidad.

Autor : "Muere lentamente" es obra de la escritora brasileña Martha Medeiros, autora de numerosos libros y cronista del periódico "Zero Hora", de Porto Alegre. Según Fundación Neruda.

4 comentarios:

Jesús dijo...

Hola amogo: gracias por tu visita a mi blog. Leo tu ultima entrada y recuerdo que hace un tiempo elaboré un power con estas palabras tan bellas de Neruda. Si quieres te lo puedo enviar donde me digas. Ahora me es imposible porque estoy fuera de mi domicilio pero lo haria con gusto cuando me sea posible.
Un abrazo de amistad

Gloria dijo...

Evtemos la muerte en suaves cuotas...

Cuotas que a veces no vemos por ser suaves, pero son fuertes reflejos de nuestra inconciencia..
Saludos,

G.

galatea dijo...

Uff! confieso que me harto de la lluvia incesante.
Es bueno leer esto y repasar lo propio, ir chequeando nuestro día día. Ver si hemos aprendido a vivir buenamente... con poesía!
Cariños.

Anadell dijo...

Siempre gratificatne leer a Neruda en especial en un inicio de semana
besos