viernes, 29 de junio de 2007

Igual que los cangrejos ...

Igual que los cangrejos heridos
que dejan sus propias tenazas sobre la arena,
así me desprendo de mis deseos,
muerdo y corto mis brazos,
podo mis días,
derribo mi esperanza,
me arruino.
Estoy a punto de llorar.

¿En dónde me perdí, en qué momento
vine a habitar mi casa,
tan parecido a mí que hasta mis hijos me toman por su
padre
y mi mujer me dice las palabras acostumbradas?

Me recojo a pedazos,
a trechos en el basurero de la memoria,
y trato de reconstruirme,
de hacerme como mi imagen.
¡Ay, nada queda!
Se me caen de la mano los platos rotos,
las patas de las sillas, los calzones usados,
los huesos que desenterré
y los retratos en que se ven amores y fantasmas.

¡Apiádate de mí!
Quiero pedir piedad a alguien.
Voy a pedir perdón al primero que encuentre.
Soy una piedra que rueda
porque la noche está inclinada y o se le ve el fin.

Me duele el estómago y el alma
y todo mi cuerpo está esperando con miedo
que una mano bondadosa me eche una sábana encima.

Jaime Sabines

4 comentarios:

Naty dijo...

Jaime Sabines, cuanto me gusta... Sus palabras (muuuuuchas veces desgarradoras) me llegan al alma... Un enorme placer leerlo por aquí... Saluditos :)

Gaviota dijo...

Esperar... recordé unas palabras de Ballagas... "Ah, cuándo vendrás, cuándo hora adorable entre todas..."
Bellísimas letras de Sabines.

Saludos saturnianos!

Como siempre, me llena de alegría encontrar poesía aquí.
Gracias =)

Té la mà Maria dijo...

hemos entrado de casualidad y nos hemos quedado un buen rato, saludos desde Reus - Catalunya

Anadell dijo...

wowwww esto si que me llego, definiria mi situacion en algun momento de mi vida, o en momentos en que uno quiere reconstruirse y armar su propio rompecabezas.